Eliminar gastos innecesarios es uno de los primeros pasos cuando empezás a poner tu dinero en orden. Por eso hoy te quiero contar cuáles son las 7 cosas que hace tiempo dejé de pagar, porque sé que no me aportan más que gastos, y cómo podés aplicarlo vos también. Así te queda más dinero disponible en tu presupuesto, que podés dedicar a algo que realmente te gusta y te hace bien.

Seguro al leerlo te van a surgir varias más, pero por ahora empezamos con estas 7:

UNO: Teléfono fijo

Si sólo te llaman para venderte cosas (que seguro tampoco necesitás) ¡dalo de baja! No lo vas a extrañar para nada. En mi casa hace 7 años que no tenemos teléfono fijo, nos sirven perfecto los abonos de los celulares (que ya bastante pagamos todos los meses) y el fijo pasó a la historia.
En este punto podés incluir también el cable, si tenés algún servicio de streaming y lo único que ves son series. A veces seguimos manteniendo gastos sólo por costumbre, y no es bueno regalarles nuestro dinero.

DOS: Intereses por pagos atrasados

Hablando de regalar dinero, éste se lleva todos los premios. ¿Alguna vez sacaste la cuenta de cuánto pagás de más en el mes por los impuestos y servicios que no abonás a tiempo? Cuando multiplicás ese número por 12, ves cuánta plata (que claramente no necesitan) les regalaste a las empresas en un año. ¿La solución? Poner todo en débito automático, de la tarjeta de crédito o directo de la cuenta, y así te asegurás de nunca más pagar intereses (tenés que pagar a tiempo la tarjeta, obviamente)

TRES: Múltiples tarjetas de crédito

Éste es uno de los primeros puntos que les señalo cuando charlamos en las asesorías. A más tarjetas de crédito, más gastos todos los meses (seguros, emisión del resumen y otros gastos fijos, comisiones, etc.) La realidad es que no necesitamos más que una o dos tarjetas de crédito. Por eso te sugiero que revises todas las que tenés y te quedes sólo con las dos que más beneficios te dan (programa de puntos o millas, menor costo de mantenimiento) El resto las das de baja y no volvés a mirar atrás 😉

VER “CÓMO AHORRAR CON TU FREEZER TODOS LOS DÍAS”

CUATRO: Agua en botellas

Parece una pavada, ¡pero es un gasto enorme! En muchas ciudades el agua de la canilla no tiene la mejor calidad, y terminamos comprando agua embotellada o en bidones. En mi experiencia, la mejor forma de evitarlo es comprando un filtro de los que se usan sobre la mesada, y con eso la calidad del agua mejora muchísimo. En este caso (contrario a lo que digo siempre) SÍ te recomiendo comprarlo en cuotas, que se pagan solas con lo que dejás de gastar en bidones y botellas. Una vez que terminaste con las cuotas, es todo ahorro!! Yo tengo ÉSTE desde hace unos 7 u 8 años y la verdad que ya se pagó solo varias veces.

CINCO: Variedad de artículos de limpieza

También se podrían llevar una parte grande de tu presupuesto, pero no es necesario que compres tanta variedad. Revisá cuáles usás realmente, y el resto no los compres más!! Seguro ahí tenés un buen número para reducir. Si te gusta la idea, también podés hacer tus propios limpiadores caseros.

SEIS: Bazar / Deco / Accesorios

¡Confieso que durante años fui culpable de todo esto! Pero en un momento dije BASTA y dejé de comprar sólo porque algo me parecía lindo. Obviamente si es algo que necesitás, o que realmente te cautiva y sabés que te vas a sentir bien todos los días cuando lo veas en tu casa, ¡compralo! Pero comprar por comprar, o porque estaba en oferta, aunque ya tengas algo similar, no ayuda a tu presupuesto. Y si dejás de comprar estos productos, no vas a tener una necesidad. Al contrario, te vas a sentir mejor al ver más dinero disponible para otras categorías.

VER “7 hábitos de la gente que no tiene deudas”

SIETE: Variedad de productos de belleza / higiene / cosméticos

Éstos forman una gran categoría en la fácilmente se gasta de más. Pero si te detenés a pensarlo, no necesitás un arsenal de cremas, ni de maquillajes, ni de nada. Con un buen shampoo, un acondicionar (o tratamiento semanal) y un jabón acorde a tu piel, es suficiente. Lo mismo con los cosméticos, las cremas para la piel y productos similares. Muchas veces es mejor invertir en pocos productos, de muy buena calidad, y eliminar el resto.

Para detectar este tipo de gastos y eliminar todos los puedas, vas a revisar tu registro de gastos (en el Planner o donde lo hagas), los tickets del supermercado, compras online que hayas hecho, resúmenes de cuenta y de tarjetas. Hay muchos lugares en los que vas a encontrar información valiosa sobre tus gastos. Ahí vas a marcar todo lo que te parezca que puedas eliminar, y vas a trazar un plan para hacerlo. Por ejemplo: llamar a la compañía de teléfonos y dar de baja el servicio, investigar a fondo los gastos fijos que te generan tus tarjetas de crédito, elegir productos de belleza para eliminar, etc. Y para ver realmente el cambio, es muy importante que saques el total que vas a ahorrar, e inmediatamente lo asignes a otras categorías, o a ahorro y/o pago de deudas. De esa forma vas a notar realmente el beneficio de haber hecho todo este trabajo, y eso te va a motivar a ir por más.

Me encantaría saber qué te pareció la lista y en qué vas a dejar de gastar. ¡Contame en los comentarios! Hasta la próxima 🙂