¿Tenés un presupuesto para tu hogar? ¿Sabés cómo hacerlo? Es la herramienta fundamental que te va a ayudar a ordenar tus ingresos y tus gastos, y saber dónde tenés que mejorar para que tu dinero rinda más.

Te cuento los pasos básicos para empezar a pensar en un presupuesto, así podés armar el tuyo:

➕ Buscá información de meses anteriores y anotá los ingresos y los gastos que puedas rastrear. Seguramente no va a ser todo, pero te va a dar una idea de tu situación. Si venís anotando tus gastos diarios, mucho mejor!! La información va a ser más exacta. Y si no, con lo que tengas igual podés empezar.

➕ Separá los datos en categorías. Por un lado los ingresos, sumados por mes, y por otro los gastos, separados en grandes categorías como supermercado, servicios, transporte, gastos de la casa, del auto, educación, tarjetas de crédito, mascotas, etc. Eso te permite saber dónde gastás más. Es un borrador por ahora, pero se va empezando a armar.

📌 ¿Para qué sirve tener estos datos? Para empezar a ver si tus gastos son mayores que tus ingresos. En ese caso necesitás empezar a actuar ¡YA! Eliminando gastos innecesarios, bajando tarifas siempre que se pueda, revisando tus hábitos de consumo y viendo qué podés cambiar.

📌 En muchos casos, y quizás es el tuyo también, el problema no es que se gana poco sino que se gasta mal. Por eso tener un presupuesto te ayuda a detectar dónde estás fallando y qué podés hacer para solucionarlo.

¿Por qué es tan liberador tener un presupuesto?

Porque te permite saber cuánto dinero necesitás para vivir todo el mes, y si lo vas a tener o no. Si normalmente te pasa que llegás al día 20 o 25 y tenés que hacer malabares hasta volver a cobrar o esperar que el próximo cliente te pague, cuando hagas tu presupuesto vas a saber de antemano si llegás a fin de mes o no. Tan simple y poderoso como eso. Me ha pasado de hacer mi presupuesto (normalmente lo hago el día 29 o 30 con toda la info que ya tengo para el mes siguiente) y ver que nos iba a faltar cubrir algo. Teniendo ese dato en ese momento, es mucho más fácil solucionarlo que si me doy cuenta el día 20 cuando ya no me queda un peso. Con un presupuesto trabajás con anticipación, y esa tranquilidad vale muchísimo!!

Algunos tips para que tu presupuesto REALMENTE funcione:

  • Para poder seguirlo mes a mes y no abandonar en el camino, es muy importante que lo revises y actualices (no sólo por la inflación, sino por los gastos en sí, que no son los mismos todos los meses)
  • Tomate media hora una vez por semana para ver cómo vas, qué podés cambiar, si necesitás ajustar en algún lado.
  • A mitad de mes, revisá cómo vas cumpliendo con los pagos.
  • También fijate qué te queda por pagar y cuánto dinero tenés disponible hasta la llegada del próximo ingreso.
  • Es normal que tengas que modificar tu presupuesto los primeros meses. Es señal de que estás trabajando y avanzando.

¿Necesitás ayuda para hacer hacer tu primer presupuesto?

Podés acceder a dos clases súper completas en las que te voy guiando paso a paso. En ESTE LINK ves la primera, en el canal de YouTube, y en ESTE LINK accedés a la segunda, en el grupo de Dinero en Orden en Facebook. Si tenés dudas, por supuesto podés comentar lo que necesites y lo vamos charlando.

Y antes de terminar, te dejo el complemento ideal para tu presupuesto. ¡El Planner que todas amamos! Con espacio para registrar TODO lo que necesitás para mantener el orden en tus ingresos y gastos mes a mes. Calendarios, planillas para presupuesto, control de compras con tarjetas de crédito, registro de ingresos y de gastos, control de pagos y más. Es la herramienta que te va a ayudar a encaminar tu 2021, para que por fin sea el año en que empezás a ahorrar y podés hacer lo que quieras con tu dinero. ¿Estás lista para este año por fin poder vivir como querés? ¡Hay un Planner esperándote para ayudarte en todo el camino! Más info ACÁ o click en los botones para tener el tuyo. Y ACÁ podés leer qué cosas lindas cuentan quienes ya lo están usando 😊

No te pierdas la oportunidad de vivir más tranquila todo el mes. Hacé tu presupuesto y después me contás la diferencia. ¡Hasta la próxima!